guaranteed payday loans
testimonio de cubanos
 
 
La Página del Emigrante Cubano
  
  
   
 
 
 
  Testimonio de Loretta                  Pais Actual: España              
 
    Adjunto envio artículo publicado en el periódico gratuito METRO de Madrid, el 12 de Septiembre
guaranteed payday loans
   
  Mándale esta página a un Amigo  
Quiero publicar mi testimonio Click aquí
       
 

       
    “Cuando salí de Cuba
dejé mi alma”

O.G.
Madrid
Llegar al consulado cubano en
Madrid es como adentrarte en un
pedazo de Cuba; pero no de la Cuba
hermosa, exótica y cálida que
conocemos y/o reconocemos a
través de los cubanos de aquí, sino
de la Cuba diaria de los cubanos
de allá. Mi esposa es ciudadana
cubana de nacimiento y nacionalizada
en un país europeo;
y aunque la Constitución de la
República de Cuba dice que “Todo
ciudadano cubano que adquiera
otra ciudadanía pierde automáticamente
la ciudadanía cubana”
tiene que viajar a Cuba como
ciudadana cubana y por consiguiente
con pasaporte cubano.
Para entrar a su país necesita un
visado, cuyo coste es tres veces
mayor que un visado para un español.
Tiene que inscribirse en
el consulado y prorrogar ese certificado
de inscripción anualmente.
Allí se les entrega un carné
en el cual la primera palabra
que se puede leer en letras mayúsculas
es DEBERES. Todo un
gran negocio a costa de personas,
para ellos, sin derechos. Allí se
suceden todo tipo de acontecimientos
y tiene uno la posibilidad
de vivir la teoría de lo “real
maravilloso” postulada por el novelista
cubano Alejo Carpentier
en el prólogo a su obra ‘El reino
de este mundo’. Una chica había
ido a hacer la cola a las 2:00 de la
mañana para ser la primera persona
en ser atendida y a las 13:00
de la tarde aún no le habían
atendido. Un joven revienta en
llanto de la impotencia por haber
perdido su billete a Cuba porque
le habían dicho por teléfono
que su permiso ya había llegado
y cuando fue a recogerlo le
dicen que había sido una equivocación.
Una funcionaria consular,
o portera consular, le espeta
a toda voz “hijo de puta” a
un ciudadano español que se
atreve a cuestionar la eficiencia
del servicio del consulado. Otra
funcionaria consular deja claro
a todos los presentes que lo que
está haciendo lo hace de favor
porque es cometido de otra compañera
que está almorzando, y
es horario de atención al público.
En el rostro de todos los presentes
había sólo mutismo, era
evidente el temor de no poder
volver a ver a sus familiares en
Cuba, por tanto tenían que aceptar
y callar. Por eso hoy grito yo
por ellos, porque aunque soy español,
yo también, como dice la
canción, cuando salí de Cuba dejé
mi alma, dejé mi amor.


guaranteed payday loans
 
 
 
  Testimonio de Loretta                  Pais Actual: España              
 
    Adjunto envio artículo publicado en el periódico gratuito METRO de Madrid, el 12 de Septiembre
guaranteed payday loans
   
  Mándale esta página a un Amigo  
Quiero publicar mi testimonio Click aquí
       
 

       
    “Cuando salí de Cuba
dejé mi alma”

O.G.
Madrid
Llegar al consulado cubano en
Madrid es como adentrarte en un
pedazo de Cuba; pero no de la Cuba
hermosa, exótica y cálida que
conocemos y/o reconocemos a
través de los cubanos de aquí, sino
de la Cuba diaria de los cubanos
de allá. Mi esposa es ciudadana
cubana de nacimiento y nacionalizada
en un país europeo;
y aunque la Constitución de la
República de Cuba dice que “Todo
ciudadano cubano que adquiera
otra ciudadanía pierde automáticamente
la ciudadanía cubana”
tiene que viajar a Cuba como
ciudadana cubana y por consiguiente
con pasaporte cubano.
Para entrar a su país necesita un
visado, cuyo coste es tres veces
mayor que un visado para un español.
Tiene que inscribirse en
el consulado y prorrogar ese certificado
de inscripción anualmente.
Allí se les entrega un carné
en el cual la primera palabra
que se puede leer en letras mayúsculas
es DEBERES. Todo un
gran negocio a costa de personas,
para ellos, sin derechos. Allí se
suceden todo tipo de acontecimientos
y tiene uno la posibilidad
de vivir la teoría de lo “real
maravilloso” postulada por el novelista
cubano Alejo Carpentier
en el prólogo a su obra ‘El reino
de este mundo’. Una chica había
ido a hacer la cola a las 2:00 de la
mañana para ser la primera persona
en ser atendida y a las 13:00
de la tarde aún no le habían
atendido. Un joven revienta en
llanto de la impotencia por haber
perdido su billete a Cuba porque
le habían dicho por teléfono
que su permiso ya había llegado
y cuando fue a recogerlo le
dicen que había sido una equivocación.
Una funcionaria consular,
o portera consular, le espeta
a toda voz “hijo de puta” a
un ciudadano español que se
atreve a cuestionar la eficiencia
del servicio del consulado. Otra
funcionaria consular deja claro
a todos los presentes que lo que
está haciendo lo hace de favor
porque es cometido de otra compañera
que está almorzando, y
es horario de atención al público.
En el rostro de todos los presentes
había sólo mutismo, era
evidente el temor de no poder
volver a ver a sus familiares en
Cuba, por tanto tenían que aceptar
y callar. Por eso hoy grito yo
por ellos, porque aunque soy español,
yo también, como dice la
canción, cuando salí de Cuba dejé
mi alma, dejé mi amor.


guaranteed payday loans

     
 
Opiniones, Sugerencias
 
 
elasereweb@hotmail.com